En Murias de Rechivaldo arranca la subida que obligará al peregrino a realizar un suave y constante ascenso. Esta pendiente no cesará hasta dentro de dos días, cuando el caminante llegue a la mítica Cruz de Ferro...
 

En Murias de Rechivaldo arranca la subida que obligará al peregrino a realizar un suave y constante ascenso. Esta pendiente no cesará hasta dentro de dos días, cuando el caminante llegue a la mítica Cruz de Ferro. Esta primera jornada de ascenso no cuenta con demasiadas complicaciones para el peregrino, pero dos kilómetros después de pasar El Ganso, el itinerario transcurre por asfalto, más concretamente por una estrecha carretera en la que no hay mucho tráfico pero que convierte en obligatoria la precaución.

Desde Astorga se sale sin dificultad por la carretera LE- 142. Después de un tramo con acera, continuamos y se alcanza con facilidad la población de Valdeviejas. Encontramos la Ermita Ecce Homo y continuamos hasta Murias de Rechivaldo.

Las Águedas y Murias de Rechivaldo como final de etapa

La monumental ciudad bimilenaria de Astorga es parada turística obligada y la mayoría de los peregrinos finalizan allí su etapa. Pero si eres de los que prefieres los lugares tranquilos, los pequeños pueblos o por una vez prefieres evitar las ciudades, Las Águedas y Murias de Rechivaldo serán para ti perfectos.

Si pensabas finalizar en Astorga tu etapa y aún te encuentras con ganas de seguir, tan sólo tendrás que dedicar una hora escasa para llegar (3,7 Km.)

Las Águedas resulta idóneo para terminar etapa desde:

  • Villar de Mazarife (34,3 Km.)
  • Villadangos del Páramo (31,8 Km.)
  • San Martín del Camino (27,8 Km.)
  • Hospital de Órbigo (21,8 Km.).